SUIKO, el graffiti del Sol Naciente


El estilo único de este artista japonés fusiona el street art occidental con la tradición típica de su tierra.

Hoy te presentamos a Suiko, uno de los protagonistas más destacados del arte urbano japonés y referencia internacional en este ámbito de la creación artística actual.

En su perfil Instagram @suiko1 puedes conocer más sobre su fabulosa obra y seguir de cerca sus actividades por el mundo.

Suiko (Hiroshima, Japón) con su mural. Photo by Akshat Nauriyal.

Nacido en Oita, en el oeste de Japón, Suiko creció en Hiroshima, ciudad tristemente famosa por el ataque nuclear que sufrió el 6 de agosto de 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial. Actualmente sigue viviendo y trabajando allí, donde se ha convertido en una especie de icono de la cultura y el arte local, gozando de una aceptación entusiástica por parte de la ciudadanía.

Hoy en día la figura de Suiko y su actividad constituyen una referencia imprescindible para las jóvenes generaciones que se quieren dedicar a la creación artística en Japón, tanto en el arte urbano como en otra disciplinas como el diseño o la moda. Desde el año 2009 su estudio está abierto a la colaboración con otros artistas, funcionando también como espacio expositivo para enseñar al público sus producciones crativas más recientes.

Suiko trabaja tanto en la calle, donde realiza graffiti y grandes murales pictóricos (que cuentan muy a menudo con la participación de las comunidades de vecinos), como para grandes marcas comerciales internacionales, como Adidas, Walt Disney o Dr. Pepper entre otras, que se han acercado a él para promocionar sus productos a través de su inigualable estilo creativo. A este propósito Suiko afirma que su mayor interés es seguir expresando su creatividad y su imaginación, sin preocuparse de llamar lo que hace “arte” o encasillar su trabajo dentro de definiciones estrictas.

A continuación puedes ver dos vídeos en los que el mismo artista habla de su obra y nos enseña su manera de trabajar:

Hijo de un ilustrador de libros para niños, Suiko se acercó al dibujo desde muy pequeño, deseando convertirse en diseñador de manga, los conocidos cómics japoneses. Posteriormente estudió Diseño Visual en la Universidad de Hiroshima, pero fue sólo en la calle donde encontró el ambiente más favorable para expresar libremente su personalidad y creatividad. Como afirma él mismo: «El graffiti y el skateboarding me ayudaron a aliviar el sentido de vacío que tenia dentro de mí».

El pseudónimo de SUIKO, con el que empezó a darse a conocer por las calles de Hiroshima, inicialmente de forma ilegal, es una combinación de las dos sílabas “SUI”, que en japonés significa “borracho”, y “KO”, que quiere decir “loco”. La traducción más literal de Suiko, por lo tanto, podría ser “borracho loco”. Sin embargo, como explica el mismo artista, en el idioma japonés esta combinación de sílabas puede tener una variedad de significados. Por lo que, para él, una definición menos literal, pero más adaptada para definir su manera de ver la vida y la creación artística, podría ser algo así como “No te apegues al sentido común y vive a tu manera”.

En los años noventa, mientras la escena del street art japonés se iba desarrollando, Suiko viajó a Estados Unidos y Europa. Fue especialmente el estilo europeo el que influyó en su personal lenguaje creativo, en el que el graffiti se funde con elementos propios de la cultura artística de su tierra, como el Shodō, la caligrafía tradicional japonesa; los ideogramas del Kanjii, el alfabeto usado en Japón; el ya mencionado manga o la obra del artista vanguardista y muralista japonés Tarō Okamoto (1911-1996) entre otros.

A comienzos de los años dos mil, las obras de Suiko comenzaron a sobresalir, tanto en su país como en el extranjero, como obras de un artista con una visión completamente global de su arte. El verdadero punto de inflexión se dio en el año 2005, cuando fue invitado a participar, junto con otros 37 artistas, en la primera exposición de arte urbano en Japón. Bajo el título The X-Color/Graffiti in Japan Exhibition, la muestra tuvo lugar en el centro expositivo de la Art Tower Mito. Suiko fue el artista más joven en participar y su estilo fue reconocido como el más innovador y sorprendente.

En aquel entonces todavía actuaba en ocasiones de forma ilegal, siendo detenido y procesado más de una vez. A este propósito el artista afirma que desde sus inicios nunca quiso actuar como provocador, sino simplemente expresarse a través del graffiti, algo que ahora puede hacer por fin libremente. A partir del éxito de la exposición The X-Color, Suiko se ha convertido en un artista muy popular, recibiendo constantemente encargos a nivel internacional. India, Australia, Hong Kong, China, Estados Unidos, Brasil, Reino Unido, Alemania o Turquía son sólo algunos de los países en los que se pueden encontrar obras suyas. Hoy en día Suiko es sin duda uno de los artistas urbanos más influyentes en todo el Lejano Oriente.

Si quieres profundizar en su obra, te dejamos aquí un documental muy interesante, en el que se recorre su trayectoria artística y donde puedes escuchar, directamente de su voz, sus inquietudes y su manera de ver el arte:

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

¡Comparte este artículo con tus amigos!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *